viernes, 8 de agosto de 2008

destitulado 1

.

Ella carga una pesada maleta de pan y cebolla, licor agridulce, muda impotencia y sueños frustrados.

Calla, porque el manzano no da peras y cada cual cosecha lo que siembra. La arrastra, aunque no se la pueda. Se recoge en urgentes abrazos. Fuma un cigarro a cada rosario. Llora de gritos callados. Se asfixia en temblores profanos. Se hace dolor en movimiento...

Haste que un día -antes que exploten sus entrañas rabiosas- por fin la olvide en el andén.



1 comentario:

Todo a Cien dijo...

me ha gustado tu relato y a la vez me ha parecido un ha dado un poco de angustia. gracias por evocar en mi sentimientos. me gustó pasar por tu casa virtual.un saludo